TABAQUISMO COMO SITUACION DE AMENAZA A LA SALUD

Se entiende por situación de amenaza a la salud desde el enfoque de prevención integral: aquella situación real que es considerada insatisfactoria, la cual debe ser abordada desde las ocho (8) áreas operativas de la lucha antidrogas: administrativa, control, fiscalización, represión, prevención, tratamiento, rehabilitación y reinserción social.

Si la meta de una propuesta de salud laboral, es el prevenir enfermedades e incapacidades, el camino más efectivo para realizarlo es mediante el control del tabaquismo. Un programa de tratamiento, rehabilitación y reinserción social del consumo de tabaco en el ámbito laboral, debe formar parte de los planes que todo Programa de Salud y Seguridad en el trabajo deben contener, dado que aborda un proceso peligroso, la adopción de decisiones eficaces con base en las necesidades sentidas de la masa laboral, para la prevención de accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales, de conformidad con el numeral 7 del artículo 56 de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo, publicada en Gaceta Oficial N° 38.596 del 02 de Enero de 2007.

El consumo de tabaco no sólo resulta peligroso para el fumador, sino también para los no fumadores. El Tabaquismo pasivo e indirecto (TPI) constituye un riesgo especial para quienes trabajan en un ambiente cerrado. Pudiera en algunos casos el consumo de tabaco convertirse en el principal contaminante del aire interior de una oficina cuando no se colocan restricciones sobre su consumo. De hecho se conocen de reportes de la Organización Mundial de la Salud (1992), que en los países desarrollados el consumo de tabaco era el principal contaminante del aire interior y solía encontrarse a concentraciones mayores que las de otros contaminantes atmosféricos.

Es natural que el consumo de tabaco en los centros de trabajo se haya convertido en un problema creciente tanto para las empresas como para los trabajadores. Al nivel más básico, el consumo de tabaco supone un riesgo de incendio. Desde el punto de vista de la productividad, el tabaco es una distracción o una molestia, según el trabajador sea o no fumador. El consumo de tabaco es una causa importante de morbilidad en la población activa. Supone tanto una pérdida de productividad, en forma de pérdida de horas de trabajo por enfermedad, como una pérdida económica de los recursos de la compañía o empresa a causa del aumento progresivo de los costos relacionados con la salud. Además, el tabaco ejerce una interacción aditiva o multiplicativa con otros riesgos ambientales presentes en algunos centros de trabajo, incrementando significativamente el riesgo de muchas enfermedades profesionales.

NICOTINA Y TABAQUISMO

Dejas de Fumar

El tabaquismo es un proceso complejo en el que influyen factores psicológicos, farmacológicos y sociales. El tabaquismo es un hábito, de fuerte arraigo, que llega a formar parte de la identidad de las personas fumadoras y por tanto, no resulta fácil de modificar. Además de ser un hábito, el tabaquismo es una forma de drogodependencia.

El tabaquismo está considerado como un padecimiento, por lo cual la condición de los pacientes de no fumador, fumador activo, fumador pasivo o ex fumador debe registrarse en el expediente clínico, y la adicción a la nicotina debe considerarse como antecedente personal patológico.

La nicotina, principio activo del tabaco, es una droga adictiva y como tal, tiene las características de otras drogas: tolerancia, dependencia farmacológica y psicológica, y síndrome de abstinencia.

La nicotina es la droga principal que tiene la facultad de estimular ciertas substancias químicas cerebrales (la dopamina que da sensación de bienestar) que dan origen a la adicción, activa las glándulas suprarrenales generando hormonas que someten el corazón a un mayor esfuerzo, incrementando la presión sanguínea y la frecuencia cardiaca. Los alquitranes son tóxicos y provocan entre otros efectos la obstrucción de los capilares y vasos sanguíneos, origen del dolor de cabeza y reducción de la capacidad de concentración mental, así como de la obstrucción de las vías circulatorias origen de las afecciones coronarias y circulatorias.

Programa de Tratamiento, Rehabilitación y Reinserción Social del consumo de Tabaco en el Ámbito Laboral para empresas con 50 trabajadores o más. Sigue un modelo Multicomponente del Tabaquismo, que considera fundamental la interacción de los elementos socioeconómicos, psicológicos y farmacológicos que dan origen a la adicción. Este programa combina diversas técnicas, por lo que permite responder a las necesidades de un mayor número de trabajadores y trabajadoras con consumo de tabaco en el ámbito laboral, independientemente de su edad, su género y de que presenten o no alguna patología asociada con el consumo de tabaco. Este modelo contempla el manejo de la dependencia psicológica y de la dependencia física generadas por la adicción a la nicotina. Por lo cual se asegura la optimización de recursos tanto humanos como económicos, y se basa en el trabajo de tres personas altamente capacitadas: un coordinador, un facilitador y un médico.