Hepatitis Viral A

Causa más importante  de enfermedad del hígado a nivel mundial

Dr. Hender Rangel.

Director Médico de MEDINTER.

 

La hepatitis viral A, es un problema importante de salud y es considerada como la principal causa de enfermedad hepática en todo el mundo.  Si bien, otras causas pueden y deben ser contempladas en el diagnóstico diferencial, como intoxicación por medicamentos, lesión obstructivas, exposición  a sustancias entre otras.  La  Historia Clínica del paciente, sus antecedentes personales médicos y laborales,  son los orientadores para un diagnóstico certero, de manera clínica.

Venezuela no escapa de esta aseveración, recientemente se han presentado publicaciones y noticias relacionadas con una cifras de casos que pueden considerarse como una epidemia, por todo el territorio nacional. [1]

Brotes endémicos frecuentes del Tipo A, son productos de políticas sanitarias inadecuadas como prevención inadecuada, y escasa red de planificación urbana y rural de las aguas servidas. Sin dejar de lado, inadecuada higiene personal. Las hepatitis, pueden ser agudas y crónicas, dentro de las primeras la A,  lideriza  en frecuencia. Caracterizada clínicamente por malestar, nauseas, vómitos, anorexia, diarrea y elevación de la temperatura corporal, seguidas por orinas oscuras conocidas comúnmente de cola o cerveza oscura. Inmediatamente, cambios en la coloración de la piel que se torna amarillenta denominada Ictericia. Pueden estar acompañadas con aumento importante del tamaño del hígado a la que se le denomina Hepatomegalia. La hepatitis A fulminante es rara y no tiene lugar la infección crónica.

La epidemiologia, reporta el modo más frecuentes de trasmisión es persona a persona, que resulta de la contaminación fecal y de la ingestión oral (es decir, la vía fecal oral).  Es frecuente, procesos asintomáticos en niños o con sintomatología leve. Y suele ser más sintomática en adultos jóvenes y mayores. Su periodo de incubación es variable y puede ir desde 15 a 50 días, con un periodo promedio de 25 a 30 días.   La eliminación viral y probablemente el periodo de contagio duran de 1 a 3 semanas, 2 antes de los síntomas y 1 luego de aparecer los cambios de coloración de la piel.  No existe el estado de portador de Hepatitis A.

Los exámenes y prueba diagnóstica incluyen principalmente, el conocido perfil hepático que incluye la medición de enzimas como las transaminasas, los niveles de bilirrubina. Las pruebas serológicas para la determinación del tipo de hepatitis, y los niveles de  inmunoglobulinas ya son positivas al aparecer los síntomas de los pacientes y desde la segunda semana de la infección, específicamente las inmunoglobulinas M, que son sustituidas por inmunoglobulinas o anticuerpos del tipo G después de 2 a 4 meses.  Los orientadores de mejoría del proceso son la disminución paulatina de transaminasas y bilirrubina, controles que deben ser realizados semanalmente o en menor tiempo si hay sintomatología importante.

El tratamiento principalmente es de apoyo, el reposo, la hidratación y una dieta rica en proteínas son requeridas durante los síntomas, evitando el uso de medicamentos de metabolismo hepáticos y  el alcohol entre otros. El aislamiento del paciente es requerido cuando, los pacientes no sepan ir al baño o los que tienen diarreas, incontinencia fecal  o higiene personal deficiente. Estas medidas aplicables hasta una semana después del comienzo de la ictericia.

Su prevención, supeditada a la colocación de la vacuna para este tipo de Hepatitis, evitar el consumo de alimentos donde no se conozca el correcto lavado de los mismos, el consumo de agua potable de preferencia hervida y el lavado frecuente de manos, ha resultado tener gran éxito en la misma.

[1] García Alvarado, Fernanda. https://amhigo.com, publicado el 12 de febrero del 2019.